Suscríbete directamente al feed del blog

¿Tienen vida los calcetines?

(Monólogo de Mercedes A. Alexandre)

Desde hace algunos años vengo investigando a los calcetines. Cuanto más los he observado y vigilado, más convencida estoy de que tienen vida propia. ¡Vamos, que están vivos! Los calcetines, al tomar contacto con el ser humano, se les activa sus células, sus genes y toman vida. Estoy segura que los fabricantes de calcetines saben más del tema, pero no quieren hablar. Si se fijan, los calcetines no soportan la vida en pareja (como los humanos), por esta razón salem de fábrica unidos por una pequeña grapa. En cuanto toman contacto con los pies del humano comienzan a sudar y a sudar hasta convertirse en hediondos, a pesar de que los pies estén lavaditos, perfumados y tratados con bicarbonato. ¡Son los calcetines los que sudan y huelen! Y creo que es porque no pueden caminar juntos, no se soportan. Algunos hasta se deslizan hacia abajo, se arrugan y eso es porque intenta huir. Ya en el primer lavado llega el divorcio. ¡Hagan la prueba! Metan una pareja de calcetines en la lavadora y cuando vayan a sacarlos solamente encontrarán uno… ¿Dónde está el otro? Tienda una pareja en el tendedero y verá que cuando vaya a buscarlos que solamente hay uno. ¿Dónde está el otro? Los calcetines son muy, muy ligones y de amigotes (como el humano), jamás están con sus parejas pero siempre los encontrarán liados con otros. En mi investigación he llegado hasta lavarlos a mano, tenderlos, sentarme al lado de ellos mientras se secaban, los he enrollado juntitos y los he encerrado en un cajón. Al abrirlo ¡estaban juntos! Pero… pero… uno de ellos se había camuflado cambiando de color. Si no me creen hagan la prueba. Compren 25 parejas de calcetines = a 50 calcetines. Esperen unas cuantas semanas y se encontrará con 25 calcetines ¡¡sin pareja!! Si observamos a los calcetines de deportes, eso es aún más extraño y me confirman cada vez más de que tienen vida. Las rayas de colores de sus patentes, o liguillas ¡cambian de color y de posición! ¡Jamás encontraran la pareja! Preguntando a vecinos y amigos, me he enterado que en cada casa hay una bolsa, un cajón donde van a parar los calcetines separatistas, independientes y divorciados.



¡En fin! Quizá me esté volviendo paranoica, como me ha dicho mi psiquiatra (por cierto, que él llevaba los calcetines desiguales). Si no quieren terminar como yo, olvídense de los calcetines y usen leotardos, ¡jamás se separan!

(Vía Quitate los Calcetines) Tags:

4 comentarios:

Chío dijo...

A mi sólo me pasa con los ejecutivos. yo creo que se suicidan en la lavadora... los de colorines de estar por casa son más felices y aún no se ha divorciado ninguna pareja.
Jeje

Yahuan dijo...

No creo que sea buena idea la de los leotardos. Tal vez la solución sea intentar comprender a los susodichos calcetines ... o ... tal vez no.

Jenny dijo...

A mi me pasa con las calcetas. siempre tengo alguno sin pareja, los voy poniendo en un sitio pero a veces pasan meses sin aparecer el compañero.Creo que a veces se los come la lavadora por la goma del desague, de hecho lo comprobé un par de veces que se me atoró.

smith dijo...

Tengo un cesto de calcetines divorciados,con los ejecutivos yo lo he solucionado comprando la misma marca y el mismo color,siempre negros,ha sido la única forma de controlarlos,resignación...

Carrusel de spots